Zarpazo histórico de Tigres

Tigres caza a su más acérrima presa, el Monterrey, y con anotaciones de Edu Vargas y Francisco Meza, se reponen de un tempranero gol para imponerse 2-1 y terminar alzando los Tigres su sexta Copa de Liga en su propio Estadio BBVA Bancomer.

por Goles y Cifras

Diciembre 10, 2017 08:35 pm

Un gol al minuto con 54 segundos de juego de Dorlan Pabón emocionaba a una afición que esperaba el rompimiento de un ayuno de siete años sin un título de Liga pero Tigres le dio un cambio inesperado a la historia en el mismo primer tiempo.

Primero mediante un disparo de fuera del área de “Edu” Vargas a los 30’ y después con un remate de cabeza del sustituto de Hugo Ayala, Francisco Meza a los 34’.

Así, los felinos dieron un zarpazo que dejará marcados a los Rayados, al menos mientras no se dé otro Clásico Regio de Final de Liga.

Para los Rayados, el cambio de casa no les ha sentado bien pues en este mismo inmueble, el más moderno de Latinoamérica vieron al Pachuca quitarles un título en el 92:43¨.

Todo el segundo tiempo, los dirigidos por Antonio Mohamed lucharon por revertir la situación pero la suerte, Nahuel Guzmán y la falla de un penal a los 83’, se los impidió.

A los 55’, en un remate de boca de jarro, Guzmán evitó la anotación con los pies y después tendría otras dos intervenciones claves a los 59’ y 62’ en remates de Avilés Hurtado y Rogelio Funes Mori.

Jorge Benítez ingresó de cambio al minuto 80 y segundos después, André Pierre Gignac le cometió una falta dentro del área para que Fernando Guerrero no dudara en señalar penal.

Hurtado fue el encargado de cobrar el castigo pero voló su disparo por encima del travesaño a los 84’ y así se esfumaba la esperanza de cambiar la historia.

Poco a poco la gente fue desalojando el inmueble y prueba de la impotencia, Neri Cardozo fue expulsado casi al sexto minuto de reposición por una entrada con fuerza excesiva sobre Javier Aquino.

Los dirigidos por Ricardo Ferretti, le pusieron colmillo a esta Final a partir de que tomaron ventaja en el marcador, replegándose y aguantando los embates albiazules, es por ello que del minuto 40 y hasta el séptimo minuto de reposición, apenas tuvieron dos remates a la portería y uno desviado.

Para el Monterrey no fue fácil hacer daño al equipo que mejor se defiende y en todo el juego dispararon siete veces a la portería por otros cinco desviados.

El árbitro Guerrero se guardó la tarjeta en muchas ocasiones durante el partido y terminó sin sacar alguna aunque al final mostró la roja para Cardozo.

Tras el silbatazo final, los Rayados apresuraron su paso a los vestidores y mientras en las tribunas se desalojaba la mitad del inmueble para dar paso a la ceremonia de premiación al campeón, en donde el capitán Juninho cedió a Damián Álvarez el honor de recibir el preciado trofeo que significa su sexta estrella en la Liga por cuatro con los que queda su acérrimo rival.